viernes, 19 de abril de 2013

ORO, AZUL Y GRANA

Lleva mi piel el mene que fluye en Lagunillas. 
El cardenal de Lara, el golpe de El Tocuyo.
Araguaney que en Mayo se vestirá de fiesta
pintando de amarillo la tez del horizonte.

Me cuentan mis ancestros la orilla de la playa, 
me arrulla el dulce cielo y el mar de Margarita.
Voy rumbo a tierra firme, Delta del Orinoco, 
donde Guayana reina como diosa suprema. 

Navego en el Arauca las coplas del llanero, 
se llena mi mirada del infinito verde,
camino a Portuguesa, me detendré en Guanare, 
y solo ante la virgen pondré rodilla en tierra.

A Mérida he llegado, su testa coronada
por la montaña altiva, por el pico nevado,
por las mejillas rosas del muchachito andino,
la hermosa cordillera de rostros juveniles.


Me roba una sonrisa la mano abierta y franca 
que extiende mi paisano sin miedo al forastero. 
Mi tierra somos todos, y en ella compartimos 
el pan que honestamente ganamos con trabajo.

El oro, azul y grana que lleva mi bandera 
está en la voz de un pueblo que vive, canta y lucha,
está en su democracia, valor y libertades,
 está en la Venezuela que todos merecemos.
 

3 comentarios: