domingo, 29 de septiembre de 2013

Sexo XI

Los libros se cierran
en favor de una una nota de pie
y una boca húmeda de morbo.
 
El tiempo decreta una apertura
para descubrir tu lengua curiosa, 
con la sed aventurera 
del mercenario.
 
Las fronteras se abren para tí
sin pasaporte ni visa
y no tengo remedio,
ni paciencia,
ni ropa que incomode, 
ni columna vertebral enderezada,
ni venas abiertas
que no se hayan rendido
a tus besos. 

2 comentarios: