miércoles, 27 de noviembre de 2013

Lo que dijo la grieta

Debo reconocer 
que la lentitud de mis horas se agudiza,
que el silencio siempre dice la verdad, 
que las personas mienten,
y la conveniencia 
se ha sentado en lugar de la poesía.
 
Mi caja de fósforos es un caos,
mi cama es un ataúd,
la cesta de basura se colmó a tal grado
que me ha llenado el corazón
de toda su prolija pestilencia 
y ese olor provoca nauseas,
inundaciones y pactos secretos,
provoca mucha tristeza, 
provoca una pérdida de fe devastadora.
 
Debo callar,
debo salir y permanecer unos instantes,
cabizbaja,
rindiéndole homenaje a mis zapatos, 
a mis lentes, 
a ese muro que soy en ocasiones,
al rincón que es mi hogar.
 
Debo agradecer
las bondades que recibo
por ser tan solitaria, 
pues es todo mío el privilegio
de seguir adelante.
 
De todas las confesiones
que he escuchado
la verdad más terrible me la ha dicho la grieta
la linea demarcada por la comodidad
de un lado
y mi silencio del otro.
 
Debo morir, 
debo recoger mi cadáver, 
debo ir al baño,
debo enterrar las heces de mi asombro 
mientras observo las sonrisas forzadas,
mientras me quedo a solas
con mi inquieta manía de escribir.

1 comentario:

  1. MUY BUENO, LLENO DE IMÁGENES PROFUNDAS QUE LLEGAN Y MUCHO!! UN GUSTO LEERTE
    SALUDOS AFECTUOSOS

    ResponderEliminar