sábado, 2 de noviembre de 2013

Por el día de los muertos

Hoy es día de mis queridos deudos.
día de los floristas haciendo de las suyas,
día en que los taxis atracan con sus precios,
día para escribirte, madre.
 
Al partir de este mundo
has puesto punto final al trauma
de la mortalidad, 
y es que los vivos nos creemos muy vivos.
 
¿Vivos de qué?
Si todo el tiempo veo
como conspira la gente por morirse
mientras los muertos ni se enteran.
 
Estoy convencida 
de que los verdaderos muertos 
somos nosotros, 
muertos de miedo, de pena, 
obsesionados por montarnos en pedestales,
subir a cimas coronadas de placeres
para caer en picada cuando nos decepcionan
y nos atraganta la realidad, 
nos enferma el rencor,
nos arruinan las tarjetas de crédito,
nos acosan las dietas depresivas, 
los políticos ladrones
y los malos gobiernos.
 
Ay de todos nosotros,
¿vivos de que?
Sentimos lástima del que muere,
gastamos un dineral en velas, rosarios,
misas de cuerpo ausente,
cremaciones, lágrimas furtivas 
y no nos condolemos
del niño hambriento,
el perro apaleado,
la mujer golpeada,
el mundo miserable.
 
Ya me parece oír a mi madre  
desde su rincón en el más allá:
 
"Emilia Del Valle, escribe.
Por acá estamos bien, mucho mejor
que ustedes
con esa revolución cleptómana.
Ya sabes mija, no retrocedas jamas 
y firma siempre "Marcano Quijada"
en todos tus poemas
para que Pepé se sienta orgulloso de su nieta.
Dios te bendiga"

1 comentario:

  1. Un inspirador y real poema Emilia, los muertos verdaderamente creo que somos nosotros.
    (los políticos ladrones
    y los malos gobiernos... etc etc etc
    Feliz semana e intentemos vivir con los pies en la tierra

    ResponderEliminar