jueves, 28 de febrero de 2013

AL HIJO DE MIS SUEÑOS


Aunque jamás te tuve en realidad,
vives en mi memoria 
desde el primer momento en que te vi, 
pequeño y desvalido. 
 
Tus ojitos cerrados se abrieron a la vida 
y yo empecé a contarte la historia de un poema. 
 
Conservo la frazada color miel, 
tus escarpines blancos, 
las noches que tu llanto acaparó, 
tu risa contagiosa.
 
Tus manos diminutas, tu cabello incipiente,
tu suavidad de seda por toda compañía. 
 
Tu guante está en el fondo del cajón , 
tu cesto de juguetes, 
la cara de limón que me mostrabas 
a la hora del jarabe. 
 
Tus duras excursiones debajo de la cama, 
tus gritos oportunos solicitando auxilio.
 
Recuerdo tu primera comunión,
tu pasión por la playa, 
castillos en la arena que copiaste 
de fotos y postales. 
 
Tu gusto por la escuela, por las cosas sencillas, 
dormir sobre mi pecho al ritmo de la noche. 
 
Por eso hijo querido 
¿Qué importa si no existes?
Seguro he de tenerte 
en mi siguiente vida. 

ANA MARÍA


Me asomo en un voyage imaginario 
al atelier abierto noche y día, 
espejo de colores, un acuario 
y cual pez en el agua, Ana María. 

Contemplo en su detalle el accesorio 
de la feminidad, alevosía. 
Sobre la mesa miro el abalorio 
como una rosa roja cual sangría. 

Su casta es el fragor del artesano. 
Su mundo: vida, verso, poesía.
El charming del sentir Venezolano
guardado en el taller de Ana María. 

(Para mi estimada Ana Maria Rincón Canaán) 

miércoles, 27 de febrero de 2013

UNA GOTA

Hay una gota de lluvia
en la hoja, 
se desliza
se detiene ante el fin
de la espera,
ante el vaivén 
del viento. 
 
La gota, 
apenas una gota. 
La hoja,
un preámbulo al vacío. 
 
Avanza, cuelga, 
se mimetiza en las moléculas
del aire,
prolonga sus abrazos
transparentes. 
 
Calla 
por un segundo; 
cierra los ojos, se lanza,
se precipita a tierra, 
y el suelo 
se la bebe.

martes, 26 de febrero de 2013

INFIDELIDAD (SONETO)


Pagué la habitación ¿Ya son las doce?
Es hora de partir al negro abismo. 
Tú vuelves al hogar, yo haré lo mismo. 
Apúrate, que nadie nos conoce. 

¿Qué amarte no fue dulce y breve goce?
¿No fueron esos cielos, espejismo?
¿No vas por tu incurable masoquismo
en pos de la mujer que te destroce? 

No demoremos ya, no digas nada, 
el tiempo es un brebaje que asesina 
nuestra infidelidad arrinconada 

Ay, turbio y loco amor de cartulina 
que me ha dejado un libro en la almohada.
El cuento de Arlequín y colombina.

domingo, 24 de febrero de 2013

SABOR MARGARITEÑO

Al despuntar el sol por la mañana, 
y al ocultarse al filo de la tarde, 
nos ilumina el patio de la casa 
el carmesí frescor de los tomates.

Una explosión de flores amarillas
produce el dulce fruto, lentamente, 
tornando va el tomate en grana viva.  
¡Cómo me maravillo al solo verte! 

Es el tomate rey de Margarita, 
inspiración y musa de mis versos, 
que me invitó a escribir del alma mía,
pues lo dedico al fruto que más quiero.

Con agua de ilusión yo te regaba, 
hoy eres realidad entre mis sueños. 
Tomate de mi tierra neoespartana, 
tomate con sabor margariteño. 

viernes, 22 de febrero de 2013

DESOLADA

La puerta me ha dejado ver el porche 
de la impasible casa desolada, 
su corazón es lóbrega morada 
del ancestral espectro de la noche. 
 
Tú fuiste el dulce hogar que dio cabida 
a mi niñez feliz, inolvidable; 
albergue del amor tu rostro amable, 
testigo mudo de una loca vida.
 
La sangre se ha secado en tus entrañas,  
los pisos, las paredes, los balcones,  
aquél punto de cruz hecho jirones 
que se quedó a merced de las arañas.
 
Te lastimé por tantos desamores,
¿Tendrás piedad de mí si te rogara?
Mi madre, la que todo perdonara, 
jamás me abandonó por mis errores. 
 
¿Tendrás misericordia vieja casa 
de que por mí corrieras tan vil suerte? 
Qué triste ver tu solitaria muerte 
y triste ver que así la vida pasa. 

jueves, 21 de febrero de 2013

VOLVERNOS VIEJOS

Han llegado las lluvias sin aviso. 
Los chicos pintaron de blanco la cerca. 
 
Han pasado los años. 
Han crecido los hijos y a nosotros 
nos atraparon millares de arrugas. 
 
El paso del tiempo se asoma 
en las paredes, los zapatos y la ropa. 
 
Se siente al caminar entre la multitud
en esa cruel marejada 
que nos pisa y atropella. 
Se va hospedando en los huesos,
en el frío que nos atormenta.
 
Se siente cuando vemos correr 
a los niños, privados de risa, 
complacidos al ver 
que no podemos atraparles 
en su veloz carrera. 
 
Se siente en ese mundo extraño 
que aparece en la primera plana
de unos diarios 
hechos con colores de tiovivo, 
llenos de un verbo incomprensible 
y un magma diferente, 
celebrando 
como el mundo se acaba. 
 
¿Que nos ponemos viejos? 
Es verdad 
y quien lo diría. 
 
Ya se reduce la vida a recordar, 
a quejarnos de los achaques 
e irnos por la vereda muy lento
para mirar las hojas caer de los árboles. 
 
Para contarle a los pájaros 
como volábamos igual que ellos 
en otra vida.

martes, 19 de febrero de 2013

CLAUDINA


(A mi hermana Claudina Marcano Q.)
 
El aroma de tus manos 
se siente por toda la casa.
 
Las huellas de tus dedos
aún sostienen
una taza, un plato, 
un viejo termo de café. 
 
Las letras van colgando 
en la ventana 
el grato sabor 
de tu pan recién horneado, 
el pájaro que siempre nos visita 
pregunta por ti 
y por la radio apagada. 
 
El paquetito de levadura 
que aguarda en la nevera
me sorprende cada mañana; 
no se muere, sigue sonriente
esperándote. 
 
Las plantas no son las mismas 
pero son fuertes, 
se aferran a la tierra 
y a tu regreso. 
 
Las tiernas hojas del aguacate 
se oscurecen 
y lo que ayer era semilla, 
una semilla seca e improbable,
hoy es un árbol 
cuajado de versos y poemas.

domingo, 17 de febrero de 2013

CICLOTÍMICA

Cuando intentas abrir tus cuadernos 
hay un fragmento en mí
que se rebela. 

No me manipules 
con tus amenazas de fiebre aftosa, 
 es inútil caer en soliloquios 
que tanto aburren a la espera.

Es simple,
es determinante, 
es fatal decirlo tantas veces: 
No te siento, 
no me llenas, no me sonrojas, 
no me excito 
con solo percibirte, 
no se enciende un transistor
en mi cabeza 
susurrándome canciones de amor 
cuando te miro. 

Todo ese catálogo cursi
ya se fue ,
era parte de la etapa de cortejo 
de los batracios y las almejas. 

Ya no te llevo, 
ya no estás pintado en los confines 
de lo emotivo. 
Ya no sueño ni me sueña
nada tuyo, 
ya no me asalta 
una sospecha de nostalgias, 
ni me retiene 
el fatídico premio de un orgasmo, 
ni una crisis histérica, 
ni un intento de suicidio 
al imaginarme desnuda ante la vida.

Tan ciclotímica he sido que
ni un capítulo de ti me desmadeja
porque sencillamente 
has dejado de ser esencial.
Ya no eres, 
ya no. 
Ya.

jueves, 14 de febrero de 2013

SIEMPRE FUI YO

Te respiré desde siempre, te aguardé desde niña. 
Te imaginé como un super héroe 
de comiquitas 
en cada garabato que dejé 
sobre los pupitres 
y los troncos de los árboles. 

Soñé en días de mocasines 
y cubos mágicos 
como llegarías 
con tu capa ondeando sobre el viento 
para salvarme del colegio y los deberes.

Sospecharon entonces las puntas de mis lápices
el lago de agua dulce que tal vez sería tu rostro, 
el cuento de Arabia 
que me contaría tu boca.

Cantándole canciones al techo de mi cuarto 
te esperé, te di los buenos días, 
te vi en las películas en blanco y negro, 
en cada telón del teatro de los jueves. 

Así eras tú para mí, una panacea de mango, 
porque sin conocerte, te amé cierto y presente; 
y a más de una hiena le permití 
que arrasara con todo 
por creer que eras tú, por pensar 
que ya habías llegado. 

No fue así, nunca toqué tus orejas de vulcano. 
Y es hoy, cuando deseo estar sola, 
cuando solo quiero hablar por escrito 
desde el pentágono que me contiene, 
que lo admito:

Ese amor que tanto esperé 
no era un hombre, una mujer, 
un centauro, una mutante 
o un virus. 
Ese amor era yo, era yo... soy yo.
Siempre fui yo.

miércoles, 13 de febrero de 2013

DEMÁNDAME

Se me olvidaron los versos que recitabas 
cuando hacíamos el amor 
en casa de mis padres.  
Han exterminado la fitina, 
han quedado inconclusos crucigramas,
dameros y sopas de letras.

 Lobotomía virtual, ataque de hipo,
por tantas frases de amor copiadas
y pegadas en tus labios,
desde algún libro de poemas 
de tu abuela. 
 
Han caído los puentes y los edificios
detrás del montón de pedestales, 
donde alguna vez
te adoré hasta las canas. 
 
Han extirpado el hambre y el insomnio, 
por esperar tanto tiempo
que dejara de llover, 
con todas mis angustias en la lavadora, 
y mi ropa arrugada en una maleta. 
 
Cuando me besaste por primera vez, 
fui una diosa. 
Cuando pasaron los años
me llamaste gorda 
y cuando me negué a tener sexo contigo, 
me dijiste lesbiana. 
 
De tal manera que, 
ante esta inevitable ruptura 
yo me decido por mí, 
y tú me demandas por sádica, 
demente y odiosa; 
por cruel y embustera.  
Tú me acusas de abandono 
y yo te lo reitero:
 
Demándame 
cuantas veces quieras. 

martes, 12 de febrero de 2013

DE IMPROVISO

Hoy me asalta de improviso
la daga traicionera
de un recuerdo.
Presumo de ser fuerte
y no lo soy. 
 
Yo también me quemo, 
yo también guardo puntadas
en las costuras, 
a mí también se me rompen los hilos 
cuando me ahogo 
y termino pidiendo hospedaje
en una esquina,
a mí también se me caen
las paredes cuando me desintegro 
y siento que me voy 
en las gotas de lluvia
que se ha tragado el piso.
 
¿Por qué la tristeza me sigue, 
me urge y me presiona? 
nadie responde,
yo me limito a cerrar la cortina,
la razón y los ojos. 
 
Hoy se llenan mis vísceras
de pájaros negros,
y en sus terribles alas parecen decir 
que no pasa el tiempo, 
que no pasa nada,
que no pasa nadie.

NO FUE EL AMOR

Cada vez que miro ese hotel 
siento un grato sabor en las entrañas. 
No se me olvida donde estuvimos, 
hace dos pisos arriba y muchas noches abajo.
 
No planeamos reservar habitación, 
pero lo hicimos. 
 
Nos arrancamos los relojes de pulsera, 
se partió sin querer tu cinturón de cuero 
y nunca supe donde fueron a dar 
mis panty medias.
 
Nos hemos desnudado 
con esa torpeza muy propia 
de los preámbulos eréctiles
y nos hemos asesinado a besos 
como si estuviéramos en medio 
de una bacanal de gatos, 
como estrellas de películas porno. 
 
No nos apagó nada, ni la jarra de agua 
en la mesa de noche, 
ni mis instintos perversos, 
ni el aire acondicionado a toda velocidad, 
ni tus preservativos sabor a fresa. 
 
No perdimos el tiempo, 
no fue el amor lo que nos llevó allí, 
fue el síndrome del ying y el yang
o los aleros huecos. 
 
Fui yo, que razonablemente 
me obsesioné por ti; 
y fuiste tú, que llenaste vaso a vaso, 
cada una de mis fantasías. 

lunes, 11 de febrero de 2013

SI NOS DEJAMOS

Si tú me dejas, 
con seguridad voy a sufrir dolores
de espalda, 
no dormiré bien 
y levantarme de la cama 
para hacer el desayuno en la mañana 
no tendría sentido. 
 
Si yo te dejo, 
te vas a atiborrar de donas 
y gaseosas de litro y medio 
en todos los puestos de comida chatarra. 
Buscarás dulce y más dulce con desesperación, 
porque no estaré yo para endulzarte. 
 
Si tú me dejas, 
se van a cohibir de saludarme 
las viejas chismosas del barrio, 
murmurando con sus pegajosas 
voces de cigarro y gelatina: 
"Mírala, el marido la dejó y ella como si nada"
 
Si yo te dejo, 
Me compraré un pasaje de bus 
que me lleve de vuelta a mi pueblo. 
Podré al fin visitar a Rosita, 
mi querida amiga de la infancia, 
quedarnos a dormir en casa de su abuela, 
tomarnos una botella de vino
y contarnos, entre risas y lágrimas,
todas nuestras historias. 
 
Si nos dejamos, definitivamente,
-de común acuerdo-, 
si nos dijéramos adiós como amigos, 
como la solución final,
como se dejan las mentes racionales, 
como seres adultos, 
sonriendo al mejor estilo diplomático, 
mientras firmamos la capitulación
y nos damos las manos.
¡Que bueno sería! 
Pero no. 
La realidad es obesa, pesa mucho. 
Son demasiados kilómetros de injurias, 
de ropa planchada 
y amarguras a la milanesa. 
De callarte cuando te convenía 
y de querer hablar precisamente hoy 
cuando te dejo, 
cuando no hay vuelta atrás, 
cuando ya compré mi pasaje. 

sábado, 9 de febrero de 2013

DECLARACIÓN DE SINCERIDAD

Hoy no tengo planeado meter 
en el congelador
decenas de paquetitos con tu nombre, 
ni guardar en la despensa 
un solo gramo de sinceridad, 
voy a sacarla toda, ponerla en la mesa 
y si la desdeñas (como ya es costumbre) 
es tu Sudoku.

Aquí estoy, Semiramis de mortadela;
aquí están los perros que tanto adoras 
y que tanto me necesitan 
dispuestos a desayunar mi decepción. 
 
Allá estás tú, 
mirando al Boca, al Real, al Everton,
al balón que te hace feliz
mientras los perros y yo vivimos
en un capitulo anexo a tus fantasías.

Hoy, contra la pared, 
contra todo vaticinio del horóscopo
arreglarás el desagüe, oh si,
lo harás, o tu amado play station
tendrá como apocalipsis el diámetro
que divide a la calle de tus maletas.
 
¿Que más puedo escribir? 
Eres la indigestión de toda mi vida.

MUJER

Quien nos llama frágiles
y locas 
jamás nos ha visto desnudas. 

Quien dice que nosotras
las mujeres
somos un apócope de vasos rotos 
jamás se acostó a dormir
ni mucho menos se atrevió
a despertar 
con ninguna de nosotras. 

Quien piensa que ante el viento,
las mareas, 
las sierras y gallos de plaza, 
hemos de doblegarnos 
como los juncos pantaneros,
se equivoca. 

Quien nos mide con un preservativo 
podrá ver  
que no todo en la vida
es un pene
y ya no es posible guardarnos 
en cofres o aparadores de cristal, 
en cajas, gavetas
o camiones de basura. 

Quien nos subestima, no nos conoce. 
La mujer no es carne
de pote. 

La mujer no es plato ni tenedor, 
ni masajista
de cabezas huecas. 

Ella es color,
libertad, pluma vibrante, 
diario alimento del vivir, 
las notas de una canción, 
el beso que secretamente 
se niegan a olvidar.

La mujer es un paso más 
de lo que cualquiera
podría calcular, 
ella es la medida de sus sueños,
y lo han asegurado hasta las palomas: 

Más de uno se quedará solo 
por no saber comprender, ni valorar, 
ni acariciar, ni retener 
el maravilloso y duro barro 
del que estamos hechas.

jueves, 7 de febrero de 2013

REVERDECER

No he contado las veces 
que he me he negado, ni las cajas
de cartón que me han escondido; 
he descubierto que
cuanto más me equivoco 
más suelo asomarme
a la verdad.

He cincelado muchas trampas 
en las paredes que liberaron 
mi nombre, mis secretos, 
y por mucho que las pinte,
se agrietan, se derrumban.

Cuanto más recuerdo,
más me decido a creer 
que los caminos se ensanchan 
al correr de los años,
al despertar del sueño, 
al permiso que me he dado 
de tomar rutas diferentes,
de no seguir 
doliéndome sobre hojas secas. 

Todo cabe,
todo está en su lugar 
aunque en el suelo esté,
todo fluye ,
todo se aglomera y se esparce 
como las gotas de lluvia 
en los vidrios de las ventanas, 
como las máscaras que caen 
cuando la realidad las agobia. 

Todo lo que quiso morir 
se sobrepone, 
todo que ha quedado atrás
no hace falta,
y todo lo que se marchitó en mí, 
reverdece. 

martes, 5 de febrero de 2013

NO HE DE VOLVER

Podrás arrodillarte rendido ante un altar 
entre sacras promesas mil cirios encender, 
rogarle al Dios del cielo te pueda perdonar 
y todo será en vano, porque no he de volver. 
 
Podrás en tus delirios pedir con emoción
que vuelva a ti creyendo que mucho me querías. 
Podrás en penitencia rezar una oración, 
y más de un padre nuestro con cien ave marías. 
 
Muy duro ha sido todo, recuerdo malograda, 
que ciega, sorda y muda te di toda mi vida, 
cediendo a tus desmanes, sumisa y resignada, 
a ser una muñeca de trapo envejecida. 

¿Por qué de aquellos tiempos no citas o mencionas,
los muros y candados que fueron mi prisión?
¿Por qué en ninguna cuenta por las que te apasionas
dejaste los haberes de toda mi ilusión?
 
Ya basta de promesas, que al escucharme a mi,
iras desorbitando los ojos al verter 
las lágrimas que antaño yo derramé por ti, 
y todo será en vano, porque no he de volver. 

AQUELLOS VERSOS BLANCOS

Muchos papeles rotos me quieren recordar
aquellos versos blancos que yo te dediqué. 
La puerta de una casa que demolida está, 
abierta o entreabierta, cerrada... No lo sé. 
Que fue del tibio beso que tu boca me dio, 
tu lengua humedecida de furia y frenesí; 
de amarte sin quererlo, de decirte que no, 
para volverme loca diciéndote que sí. 

Que fue de la mirada serena, soñadora,
pupilas dilatadas de mórbida ansiedad,
perdida en las agujas de solitarias horas,
en el cemento infame que tuve por hogar.
Que ha sido de nosotras, es el infierno aquél 
pedazo de escondrijo donde te conocí, 
donde la nada es nada, tu amor tan solo un pez 
sin agua ni recuerdos donde sobrevivir.
No he de volver a verte, tan solo esa canción 
que siempre tarareabas me llevo para mí; 
y ni los versos blancos, recuerdo de tu amor, 
quedaron en los rotos papeles que escribí. 

sábado, 2 de febrero de 2013

ERES EL AMOR (Soneto ingles)


No puedo imaginarme sin amor, 
sin esa luz que ha dado a mi existencia,
él me lavó la frente y el temor 
se fue al igual que el odio y la violencia. 

Es manantial que invita a presentir 

que el viento va cargado de bonanza, 
el corazón con fuerza ha de latir 
en busca de la paz y la esperanza. 

Amo el amor que milagrosamente 

es de mi vida sabio consejero, 
llegó a lo más profundo de mi mente 
y al abrazarme dijo: Yo te quiero. 

Es pensamiento, canto y poesía 

es el rayo de sol de cada día.