jueves, 8 de mayo de 2014

La sombra que algún día fuiste

Ya se ha malogrado mucha vida
en la roca insensible de la calle, 
ya perdimos demasiado tiempo 
por exceso de prisa.
 
Hoy, caminamos muy despacio,
nos detuvimos a contemplar
el paisaje; 
miramos las nubes pasar,
miramos al espejo con atención
y contamos cada uno
de los poros que pudimos salvar
de la pandemia. 
 
Miramos otra vez para asegurarnos; 
si, estamos enteras tú y yo, 
no quedamos tiradas en el suelo como 
un rompecabezas inconcluso.
 
El cofre se abre,
la respuesta al fin la hemos aprendido
y esto alivia 
el peso de tantas interrogantes. 
 
De mis pueriles odios se mueren
hasta los motivos. 
 
Aquí y ahora lo sostengo:
Es el último rencor
que te niego.
Es el último réquiem que dedico
a la sombra 
que algún día fuiste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada