domingo, 4 de mayo de 2014

Lo claro y breve de mi cuerpo

Mi frente
es el inicio 
de una circunstancia; 
mi espalda 
es una sospecha
en lo claro y breve de mi cuerpo.

Mis ojos
son cristales de unos lentes de sol 
pasados de moda,
 mis mejillas
son rocas desgastadas
por la fuerza de muchas tempestades.

Mis pechos
son hojas en blanco, mis manos
se aburren de las huellas dactilares  
y mis dedos, ágiles
y autónomos, 
trabajan encadenados a mi mente.

Mi boca,
como puerta sin cerradura
es el umbral del aire
dormido en la cadencia
de una música ciega,
obsesiva. 

Y por dentro, por mucho,
por encima 
de todo lo que me rodea,
mi cuerpo es un péndulo
sinfín, 
autor anónimo que descansa
en las extrañas notas
de mis letras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario