domingo, 18 de mayo de 2014

Y TODA LA POESÍA

Deberías  leer más poesía
y menos obituarios, 
deberías aferrarte menos a tus creencias
y más a tus prioridades,
deberías acomodar los pies
en un baño de agua caliente
y sacar de tu cabeza 
el costal de obsesiones
que te empeñas en llevar.

El mundo está lleno de salvadores,
especialistas en correr a campo traviesa, 
pero al igual que tú
no corren para sanar, 
corren de los miedos,
corren de las deudas,
corren desesperados por estar
de moda,
corren de pronto sin ninguna razón  
porque en su febril esmero
por salvar a los demás
se ahogaron en su pantano privado. 

Deberías leer más cuentos para niños 
y menos mensajes de texto, 
deberías dejar de proclamarte 
albacea de la verdad,
pues la verdad debe llevarse
en el bolso, 
en el pecho,
en el café caliente de los poemas,
en la sencillez de un rayo de sol 
que regala tanta vida
en su generoso silencio. 

Deberías escribir más, deberías
callar más, 
deberías revisarte
y dejar que el tiempo aguarde
al final del camino
para darnos un abrazo, un motivo
para crecer
y toda la poesía que haga falta
para salvarnos de nosotros mismos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario