martes, 24 de junio de 2014

Amigas

La primera vez que coincidimos
fue en el curso de guitarra.
Me rechinaban los dientes de la envidia
porque tocabas y cantabas mejor que yo.
Me caíste re gorda; sobretodo ese día
que me ayudaste con mi tarea de gramática 
sin prestar atención a mis ridículos desplantes.
La primera vez que fuimos al cine
lloramos como tontas viendo "Love Story" 
y a partir de allí, siempre juntas,
escribimos en un solo diario nuestras correrías
y todas esas películas, discos de acetato, 
brasieres y pantaletas
barras de chocolate, jeans desgastados
y ese chico demasiado bello que nos gustaba.
Amigas, 
como miles de hojas de un árbol
que no nos cansamos de regar, 
porque a pesar de las canas, los hijos, 
la menopausia y los triglicéridos
seguimos disfrutando la misma taza de café, 
seguimos celebrando nuestros cumples,
seguimos dándonos la mano
y nos seguimos riendo de aquel novio 
que compartimos a medias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario