viernes, 13 de junio de 2014

El amor que ya no ve

Después del humo,
y más allá de pupilas superfluas
la vista nos respalda
y nos hace ver dos veces lo que una vez
adoramos con ceguera.

Un par de ojos no basta,
un corazón late por obra de la pasión
igual que lo hace cuando teme o corre. 

No te extrañe pues, que al mirarte
surja del iris un epitafio, 
un adiós sin lágrimas,
y se ilumine mi vista 
porque ya no necesito cerrar mis ojos
para no verte. 

Esto que me ha sucedido 
es un desprendimiento de cornea
terrible, 
no quiero ver 
cuanto has suplicado,
amenazado y llorado,
por más que insista, no logro reconocerte.

Es el amor que ya no ve,
porque te has roto en miles de pedazos
y fuiste a vivir al fondo
de una negra calle.

1 comentario:

  1. Una copla andaluza lo dice así…
    Callejuela sin salía,
    Donde yo vivo enserrá,
    Con mi pena, mi alegría,
    Mi mentira y mi verdá.
    Me he perdido en la revuelta
    De un sortija dorá.
    Ni estoy viva, ni estoy muerta
    Ni sortera, ni casá.
    Y en mi calle sin salia,
    Ya no puedo caminá,
    Ni de noche, ni de día,
    Ni p'alante, ni p'atrá… !muy sentida¡

    ResponderEliminar