domingo, 8 de junio de 2014

Longevidad

La eternidad,
al igual que los almanaques 
pasados
ha llegado al término de la distancia.
El siempre es la obsesión 
de los aterrorizados, 
de los altares, de los brujos, 
de la médula espinal de muchos funcionarios,
de los amantes de la mitología.
No divaguemos, 
no existe más tiempo 
que el estrictamente necesario
para perderlo todo,
para meter en la bolsa
algún deseo de contrabando
cuando la longevidad nos eluda. 
Solo podemos vivir una vez
y morirnos demasiadas.

1 comentario:

  1. Magnífico poema Emilia, como todo lo tuyo.
    Acabo de depositarlo en "Palabras Vivas" que sabes que es tu casa.
    Abrazo de Isla a Isla

    http://teresadelgadod.blogspot.com.es/2014/06/la-eternidad-de-emilia-marcano-quijada.html

    ResponderEliminar