lunes, 23 de junio de 2014

Obsolescencia planificada

Los sentimientos la música, las cartas
y las palabras de amor 
han sido reproducidos
por los genes virtuales de un I pod
que sufre
de un severo aplanamiento afectivo.
 
No tiembla de emoción 
cuando dice que me ama,
no suda de inquietud al extrañarme,
solo ve vídeos porno, copia, pega 
o dice "Welcome".
 
Hasta el cotidiano beso 
que me das todas las mañanas
ha sido parodiado
por una voz que me dice:
"La base de datos de virus, ha sido actualizada"
 
¿Cuantos gigas almacenan un amor 
que lucha por sobrevivir
a la obsolescencia planificada? 
Cuantos labios se aplastan 
sobre una fría pantalla
pegando sus lenguas al plasma,
porque añoran estar al otro lado
de quien sabe donde. 
 
Lo admito; 
la distancia se achica en la red,
pero la ausencia no.
No hay nada mejor que abrazarte,
humedecer mis labios en ti
y pellizcar el amor 
que la virtualidad
no ha podido substituir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario