sábado, 14 de junio de 2014

Señora de mis poemas


El sol me ha vestido los párpados
de risa
al acercarme caminando por tu calle.
 
Al final del trayecto,
El Valle,
y al entrar en tus umbrales
me he dejado llevar por el fervor,
por las manos apretadas,
por las oraciones
que rinden a tus pies
los que te aman.
 
Señora;
he de escribir mi verso
en lágrima pura,
he de abrir mi pecho
y entregarte vivo el corazón
que con tanto empeño sobrevive,
pues tú eres el agua
y me has regalado dos alas
extendidas, 
has pintado en un cuadro el aire
que respiro,
la pasión que dormía
y junto a mi almohada has dejado
un pañuelo
lleno de besos y promesas.
 
Señora de mis poemas,
dile a mi madre
que la llevo en la niña
de mis ojos,
y que siempre le escribo 
entre las nubes
cada mañana de mi vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada