domingo, 22 de junio de 2014

Sexo balsámico

Tus manos, cordon bleu
de alta cocina,
presienten y alcanzan el sabor 
de mi cuerpo.
 
Soy el montículo verde,
la rúgula, 
el musgo tierno que te espera. 
 
Me has trinchado en la mesada, 
me humedeces en sexo balsámico,
me picas groseramente,
dejas jugos, perfumes y sabores
en tu lengua de sal, 
tu espalda de Dijón,
tu piel de Portobello. 
 
Las llamas fluyen con lentitud 
hasta que mi carne está a punto 
y no haga otra cosa 
que enloquecer a la sazón 
de tus besos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario