viernes, 25 de julio de 2014

Alguna metáfora

Tengo cincuenta y dos años
y todavía me mandan a hacer
cola
como si fuera una adolescente,
todavía quieren que les diga
camarada,
todavía aspiran
a que salga en carrera
cuando llega el pollo al mercado,
todavía me piden carnet
cuando voy al cine
porque la película es porno
y yo tengo cara de niña.
 
Hace ocho años
que llevo la vida con calma,
dejé atrás el morbo,
el sexo en grupo,
las orgías de droga,
los cuchillos, las pipas
y las mañanas de hambre.
 
Tengo muchas razones para
ser poetisa,
pues así, con alguna que otra
metáfora
mandaré a freír espárragos
a todo el que me moleste,
desterraré de mi vida lo absurdo
y finalmente, freiré el pollo
que tanto esperé en una cola
llena de vegetarianas.

3 comentarios:

  1. Mientras existan los "todavía" estamos vivas. Mientras las metáforas y las palabras tengan sentido en tus versos, la poesía tiene mucho y tanto más por entregarte.
    Desde el último lugar del mundo, un abrazo inmenso para ti.

    ResponderEliminar
  2. Las metáforas como bien sabes, son plato que debe servirse en el momento adecuado, y aquí en tu escrito le llegó la hora.
    Un saludo cordial

    ResponderEliminar