viernes, 4 de julio de 2014

Fecha de vencimiento

Tu voz ya no tiene ese registro
de trinos adorables 
que siempre escuchaba en mis sueños,
tu voz ya no es la música romántica
que abría la cerradura 
de mis ansiedades y esperas.
Se ha perdido una dirección muy importante,
se ha ido al excusado la flor más tierna 
del deseo, 
he temblado de dolor
al ver la fecha de vencimiento 
de una pasión proscrita. 
Somos testigos y dolientes 
de las capas de moho
y el fin 
del período de gracia 
por tanto desperdicio acumulado. 
No queda pues, otro objetivo 
que claudicar 
y pensar seriamente 
en liberarnos del lastre.
No es el final despues de todo, 
no nos lamentemos ni demos golpes
a las paredes y al pecho,
que no deben irse los afectos
por el desagüe; 
no demos fin a esa periodicidad 
del sentir,
demos la bienvenida a lo desconocido
sin reiterar
los mismos trastornos emocionales 
en cada almohada que nos destine
la humana providencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada