sábado, 5 de julio de 2014

Ruinas de Pompeya

Haré de un solo pétalo, jardín,
y de una rama toda la Amazonia.
 
Abriré mi vieja caja de música,
bailaré mi soledad por última vez.
 
Caliente; como la fragua 
del herrero,
como leños de roble
disueltos 
en perfumes y sentidos.
 
A los pies de un cuento yace
toda nuestra ausencia arrepentida,
toda nuestra ropa desgarrada,
todos los recuerdos que me quedan
toda la obsesión con la que llueve.
 
Ruinas de Pompeya,
muros caídos,
roca volcánica, 
sábanas de nubes y cenizas.
 
Haré en un solo traste, una canción,
y de una noche toda mi existencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada