miércoles, 30 de julio de 2014

Tu amor

Tu amor rompió todos los parámetros
de la ley de probabilidades,
se salió de lo común y cotidiano.
 
Tu amor, debo aceptarlo,
fue una banderita marcada 
entre mis pechos,
una risa tonta, un verso cursi
y la mitad de un ticket guardado
-como si fuera oro- 
de la última película que vimos juntos.
 
No sé, en realidad 
no quiero volverte a ver
después de tanto tiempo transcurrido.
 
Yo quiero recordarte tal cual eras,
bello, grande, con aquella sonrisa
que me atracó en despoblado
y me robó todas mis prendas,
con aquella boca invasiva 
y obscena
que me quitó el aliento 
y me arrancó
la ropa y los escrúpulos.
 
No, no quiero verte,
calvo, encorvado y ciego
por tanta catarata y ron,
por tanto sentido común que tuve
cuando me fui
y cuando dejé 
que te me fueras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada