lunes, 4 de agosto de 2014

A MI PADRE

(A Luis R. Marcano)

Padre es una acuarela
pintada en Los Fermines, 
un piñonate que va del cachipo
a la boca,
un árbol con derecho 
a riego, sombra y siembra,
un par de zapatos de patente, 
un calzador en la mano derecha, 
una vida sencilla.
 
Padre no reía,
pero arrancaba sonrisas a todos 
con su expresión tan seria; 
le gustaban los diarios,
se rebanaba las uñas 
con su navaja y mondaba la pera
que siempre comía en el porche
antes de cada poema. 
 
¿Te acordarás de mí, padre, 
como te recuerda el día? 
Yo lo haré por los dos 
cuando cierre los ojos
y los abra de nuevo,
cuando cuente la historia
 que en San Juan permanece
 de la mano, contigo,
mientras como una pera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada