sábado, 27 de septiembre de 2014

Carta de aniversario


Chicho:
Hoy estamos cumpliendo 50 años de casados mi bigote querido, y lo quiero celebrar dando gracias a Dios por el maravilloso marido que me reservó, todo un tesoro en un mundo plagado de malos hombres. 
Chicho mío, ¿recuerdas cómo nos conocimos? A mí no se me olvidará jamás ese pisotón que me diste en la fiesta de fin de año del colegio. A pesar de habernos graduado juntos, nunca me habías dirigido la palabra hasta esa noche, en que por primera vez me pediste que bailáramos un mambo de Pérez Prado. 
50 años Chicho, se dice fácil. Pero en todo este tiempo de querernos, pudimos levantar un hogar; y aunque la cosa se complicó con la llegada del sexto muchacho, nos las arreglamos bien sin pedirle prestado a nadie ni ir a joder a casa de mi mamá. 
Todas mis amigas me criticaron cuando me casé contigo, habiendo tanto buen mozo detrás de mí: "Ese novio tuyo tiene los mismos bigotes de Pablo morsa”, “Dolores; o estás ciega o muy desesperada para casarte con ese gordo". Y ya ves; algunas se han divorciado, otras no le hablan a los maridos desde hace años, mientras tú y yo seguimos bailando el mambo número 5 de Pérez Prado todos los sábados, vamos siempre juntos al mercado, a los bautizos, a los entierros, juntos compramos el periódico y la lotería. Juntos vemos cómo sale el sol en el patio por las mañanas.
Por eso Chicho, ¿Que importa si eres gordo y no hablas mucho, si me has dado 50 años de lealtad? Así te queremos tus hijos y yo, y con eso basta.
Gracias por 50 años de quererme tal cómo soy.

Con todo mi amor.
TU GORDA :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario