lunes, 3 de noviembre de 2014

La suma de todas las plagas

No es casualidad, es ley, átomo,
requiebro, genoma,
sencilla operación aritmética.
La suma de todas las plagas llega, 
mata, miente, devora campos,
silos y despensas,
nada sobrevive. 
 
Pacto, cónclave, bula, 
burla, sofisma oficial, ellos
revientan de risa, de cofres del tesoro
en paraísos fiscales,
de Dom Perignon con fresas,
de obesidad. 
 
Escupen: Escuálido, 
hemos expropiado tu nombre, 
tu dignidad, 
tu boca, tus ojos, 
hemos asesinado a tus hijos 
y nada has hecho.
¿Quién puede derrotarnos?
 
Vuelven a reír, 
lanzan excremento en todos
los hogares, 
se limpian los colmillos, bailan,
estrenan nuevo vestuario, 
se reúnen con sus testaferros,
copulan, se intoxican
y vuelven a reír. 
 
Pero, un día, una mañana, 
sin que nadie haya podido explicarlo
salieron en la lista de los más buscados,
 cortaron sus cuentas, publicaron sus fotos 
en los aeropuertos, 
salieron en televisión, esposados,
luciendo extrañas pelucas,
invocando el derecho internacional.

Se quedaron sin aliados,
sin dinero, sin fresas,
les asignaron un número, un overol naranja,
una foto de frente y dos de perfil.
Murieron pobres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada