lunes, 3 de noviembre de 2014

Ya no

Por causas imprevistas, 
a consecuencia del infructuoso vuelo
de mis senos caídos, 
gracias al movimiento  sísmico
que solo se supera mirando realidades,
ya no estoy en la marquesina de tu estreno,
ya no formo parte de tu lista 
de prioridades, 
ya no tengo flores con café y galletas 
en la cama, 
ya no recibo mensajes de texto,
ya no está mi nombre en tu agenda, 
en la palma de tu mano, 
en tus huellas dactilares.
 
De igual modo, ya no tenemos desayuno,
ya no se desata la llovizna
justo cuando estoy por irme 
por lograr que me quede
para disfrutar de un rápido polvo
que traspase blusa, carne y sueños.
 
Nuestro estatus, 
devaluado y fuera de moda
es blanco de especulaciones, 
objeto de chismes y burlas,
es noticia sesgada,
es página que corre.
 
 Ya no soy
nada de lo que una vez 
era el top ten de tus erecciones,
y lo más ruin es que
ya no soy tan barco, tan vela,
tan horizonte,
para cambiar una vida 
que creí lista y envuelta,
para buscar 
un desconocido modo de vivir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada