lunes, 23 de febrero de 2015

Estudio poético de mis días

A petición, 
por voto mayoritario,
escribo un resumen pormenorizado 
de mi rutina diaria.

Amanezco antes que el sol, 
me envuelvo en El Piache, su niebla 
reconforta y detiene
el paso del temporal
que nos aniquila.

Miro en el espejo
lo que quedó del apocalipsis, 
un chorro de orina caliente, 
un herraje, un camino 
de hormigas rojas llega al lavabo
buscando azúcar.

Agito llaves, suelto cerrojos, 
salgo,
absorbo del aire
todas sus impurezas, 
inicio un dialogo matutino
con una idea, 
agito verdades junto a los restos 
de mi naufragio personal,
pienso en el mañana,
tamizo las horas en silencio.

Me reúno conmigo, hago una partitura 
en el teclado,
tomo un trago de café que no existe,
comienzo a escribir. 

Cultivo nubes y algunas hortalizas 
de aire,
acumulo sedimentos de calma 
y lluvia, 
se me ha olvidado hablar, 
y me acuerdo de los muertos,
que son los que me cuentan sus vidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada