lunes, 6 de abril de 2015

LA PARTE QUE ME TOCA


A cada quien la parte que le toca,
a cada vena abierta, su sangría,
en cada falsedad, la hipocresía,
que a cada quien le salga de la boca.


A cada línea recta, toca un punto,
a sesenta minutos, una hora,
 el que llega a un entierro en franca mora,
no ve ni las vituallas ni el difunto.


A mi no me ha tocado mejor suerte
que hacer del pensamiento, poesía,
y sola estar en buena compañía,
en esta larga espera por la muerte.


Decido que esta parte ya no rime,
escribo en un minuto todo un siglo,
converso con las plantas, las paredes,
navego, vago y fluyo en un instante.


Esta es justo la parte que me toca,
hacer que lo torcido, sea derecho,
hacer un seco diástole en mi pecho,
y un nuevo diccionario de mi boca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada