martes, 23 de junio de 2015

Estudio poético de tu indiferencia

La espera,
las valvas de las rocas en la playa,
el sí, el norte,
el oso de la osa,
que tiembla de terror
cuando se aleja,
el vello de los brazos,
impaciente,
los ojos que han gastado el horizonte.
 
Lento, curvo,
algoritmo de ciertas canciones,
médula que fluye del poniente
con cara de verano,
pidiendo lluvia.
 
La voz reemplaza al sueño,
el sueño es otra puerta
sin llave,
sin mas explicación que la codicia,
que quiere
cualquier mínima cosa que sea tuya.
 
Los cuencos,
los ojos de los árboles,
el humo del río en la espesura,
la cornea blanca, estrecha,
pasa por encima 

de mi oído,
aproximada al rastro de un saludo.

 La pérgola se agita con el viento,
viva de frío,
muerta de cielo,
sombra del agua. 

 No sé que más decir.
Nunca me miras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario