sábado, 4 de julio de 2015

Ecos de la Calle II

Los botines de los policías
parecen hocicos de escualos,
amasados con sexo a prueba de balas.
 
Los falos hacen la fila para entrar 
al cine, a ver si el color enciende,
y ayuda a dormir por una noche a la manuela,
reservada para los menores.
 
Los dientes están amarrados
a las trompas de Falopio de las nenas
que corren por el callejón.
 
Detrás de ellas, las patrullas, las luces verdes,
amarillas y rojas, las fanfarrias,
los altavoces pasando raqueta,
y las maldiciones de los jibaros.
 
Los operativos nocturnos son un trueque.
Tú me das lata,
yo te doy viaje,
tú me das cariño,
yo te doy truca,
yo te doy carne,
yo te doy rabia.
 
Las putas son una entelequia.
Tienen consistencia grumosa
y pasta sabor a semen
en lo mas profundo
de todas sus metáforas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada