lunes, 6 de julio de 2015

SHIT, HELP.

A mi primer hijo lo tuve
en un pozo séptico. 

 Me encontraron

unos hombres vestidos
de azul,
con gorros negros
y guantes negros
  y lentes negros. 

 Mi hijo tiene los ojos
igual que el galán de la novela
de las diez.
 Mi hijo vuela, se escurre
como el Niagara,

y yo tiemblo
por el intenso frio de la noche. 


 Mi hijo salió en el noticiero

cuando lo sacaron 
 del fondo del pozo. 
 Los hombres vestidos
de azul
dijeron que estaba bien,
que las heces amortiguaron
su caída. 

 La mierda, ayuda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada