martes, 15 de septiembre de 2015

CISMA ERÓTICO EN NUESTRO ANIVERSARIO

He desnudado mi closet, hoy,
después de tantos años

de costumbre,
para dejar a mi ser enloquecido
mirarte tal cual eras.
 
Niño, delgado, pétreo,
miembro rosa y atorrante,
fluido espeso
que brama como el río
cuando llega a la cumbre.
 
Sé,
-tú también te enteraste-
que fuimos la Barbie y el Ken de los setenta,
convertidos
en Capulina y Viruta,
llenos de años, canas y gordura,
pero convenimos
en guardar el secreto
de nuestra bestial ceguera.
 
Tú sigues acosándome despacio,
allí, así, sigues
volcando en mis sudores
tu gel de blanca espuma,
yo insisto en sonrojar los recovecos
de mis fantasías.
 
Hay un cisma, un trueno, una
fruta que cae, un silbo que muere,
una carne que codicia,
un jadeo agobiante
que no prescribe,
que se adhirió a tus ojos,
a mis pechos,
a tu lengua,
a mi hombre.
 
Y sonrío, perversa,
al ver a mi adorado proboscidio
hacerme caravanas entusiastas,
mientras me quito el sujetador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario