miércoles, 9 de septiembre de 2015

NO VUELVAS

Admito,
que en mi primera noche sola,
me bebí toda la destilería de la ciudad,
un tsunami pasó por mis cabellos,
y llegué, -dermis pegada al tejido óseo-,
a parecerme mucho a Lady Gaga.

Pero, por obra de un repentino trueno
de conciencia,
-de pie, como las montañas-
ya se ha terminado mi velorio.

Concluyo que mi duelo está caduco,
leo las recomendaciones
de mi horóscopo diario,
escucho la rabia de mis amigas
y miro la borra del café, tan acertada,
sincera, positiva y motivante.

Suscribo cada afirmación tuya,
cada vaticinio del mañana,
cada barril de ron, tristeza y arrugas,
soledad y ruina
que me lanzaste al irte.

Restauro, por respeto a mí,
todas las metáforas torcidas
al quererte,
todas las respuestas
que hoy entiendo al encontrarme.

Abro un nuevo capítulo, otra casa,
un lastre que me deja,
un baño sin pelos ni pedos.

No vuelvas.
Yo vuelvo a ser aquella,
la de la agenda telefónica inmensa,
en mis manos de nuevo,
lista para usar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada