sábado, 28 de noviembre de 2015

ACTA DE CAPITULACIÓN

Fui la primera en firmar
el acta de capitulación de las calles.

No me justifico,
no esperé a que fuera de día
para pedir un bolígrafo robado,
no me imaginé el mañana peor
ni mejor,
 estampé mi firma a toda velocidad,
loca por largarme,
sin dar explicaciones ni extenderme
en raros argumentos ni mentiras.

¿Qué voy a decir?,
¿Cómo me sentía?
cuantas hambres llevé
en la espalda, cuantas dunas,
y mis manos, llagas y pez,
cuanto más de lo mismo,
una bacanal de uñas mordidas,
un ejercito de piojos
viviendo de mi ausencia.

 Eso pasó, más nada, firmé
y me fui,
para nunca más caer,
porque me cansé de estar
cansada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada