miércoles, 28 de octubre de 2015

COMBUSTIÓN ESPONTÁNEA

Se hincharon mis tobillos
de tanto esperar,
se desprendieron mis dientes
de tanto reír,
se cerraron los ojos de tanto mirar,
se me perdió el horizonte
de tanto perder.

Aun así,
perdiendo, penando, cayendo;
repetitiva y lenta,
meando dolores a solas,
quebrada, llena de excremento,
sola en la vía, 
sostenida en una tabla
a prueba de ciclones,
es cuando mas viajo;
es cuando se inicia
un fenómeno de combustión espontánea
que me funde y me aclara.

Me siento a escribir
porque me quema,
y antes de convertirme en un roast beef
en mal estado,
dejo alguna seña, tarjeta postal,
nota suicida o constancia
de que hice lo mejor que pude
por no vivir en balde.

sábado, 24 de octubre de 2015

Amiga de mis libros (Soneto)


Soy la mejor amiga de mis libros,
sus páginas, mi hogar y fortaleza;
en ellos hallo toda la certeza,
son parte y estructura de mis miembros.
 
El libro se levanta en los escombros
llevando entre sus hojas, su riqueza,
y arranca para siempre la pobreza
que la ignorancia pone en nuestros hombros.
 
Si buscas un futuro asegurado,
salir del marginal y negro abismo,
apuesta a los estudios y adelante
 
irás, muy por encima del malvado
que vive repartiendo despotismo,
y tiene por esclavo al ignorante.

jueves, 22 de octubre de 2015

CANCIÓN DE AMOR

Quieres que te dedique una canción de amor,
mientras mis ojos enrojecen,
mientras el cuerpo se agrieta,
mientras corren las brasas 
a guarecerse
de la lluvia,
y se conforman con dejar un rastro
de tinte carbón en tu mejilla.
 
Quieres que olvide,
y permita que me salves y me lleves
a una vida tan desilusionada,
que no emociona,
porque la muerte
no se sienta a esperarme en la esquina.

 Quieres que celebre, cante, 

 y en una sola nota
 arrase todas aquellas, idas y venidas
en años de cal y herrumbre.

 Quieres que te dedique un verso de amor,
y no sé qué es eso,
quieres reír
y yo no sé cómo hacerlo,
porque
no tengo dientes.

sábado, 17 de octubre de 2015

Estudio poético de como lo hacen las putas

La técnica de mi trabajo
se resume en guardar silencio,
abreviar minutos,
frotar con tenazas abrasivas

tu miembro cavernoso,
para que te vayas rápido,
y yo pueda fumar con toda calma.
 
La tertulia sobra, no es tiempo
de hablar sobre tus pecas en el cuello,
y la ropa nueva que tienes,
y la música que te gusta,
y las nalgas apretadas,
y el ciático que muere de los nervios,
y el pene que no sale.
 
Yo soy la diosa contrita, risco
que todo el mundo busca
en los acantilados, beso
con sabor a vagina sin lavar, pied
ra
que tropiezas solo una vez.
 
Acabe rápido pues, véngase,
lleva más de media hora
y yo me fumo
de ganas de quemar en los volcanes
los restos del naufragio de mis uñas,
la boca, las cordales, los colmillos.
 
Ya terminó, al fin,
ya quiero la humareda entre
mis manos;
mientras tú me ves como si fuera
una mosca en la sopa, y vomitas
que te den tu dinero,
que te cambien el plato,
qué terrible servicio,
qué calor,
queda semen
metido en las rendijas de mi carne.

miércoles, 7 de octubre de 2015

Estudio poético de mi madre

En la oscuridad, bajo un piélago virgen,
se encuentran
bordadas y zurcidas,
mi soledad, mi cieno
y mi destino.

En la lona sin muros, larga,
alta y estrecha,
se descubre una silla custodiando
la entrada,
achatada en la frente,
adornada de rezos,
desolada en los polos.
 
En el lino está ella;
el rosario es un nudo de misterios
y glorias,
en la boca marchita
se ha quedado un poema
que dedica a sus deudos.
 
En la urdimbre de seda, las cortinas
se agitan
con el viento a las ocho,
una oración termina,
una visita aguarda,
un termo de café se llena,
dulce y febril. 
 
En retazos, una caja redonda se abre.
Caja de costura,
caja de manos abiertas,
dedos ágiles,
hilo negro ensartado
en la vieja maquina de coser de mi madre.
 
Aún siento su ruido
ensordecedor;
 aún te escucho, madre,
haciendo ojales a mi vida.