miércoles, 13 de enero de 2016

ESTUDIO POÉTICO DEL AMOR QUE LLEGA

Lo más parecido al amor
que yo conozco
es la necesidad de cambiarme
la ropa interior
cada vez que te veo,
y es que entre mi cornea y tú,
entre mis piernas,
entre tus dedos curiosos y mis gritos
hay un pacto secreto, trashumante.
 
Me volví loca mucho antes
de que las direcciones me perdiesen,
y las llamadas de siempre dejaran
de importarme
para convertirme en fan de tu móvil,
de tu voz,
la única que adoro me caliente
las orejas y las entrañas.
 
Lo más emotivo que hay
son los prefacios que te anuncian
llegando hasta mi calle, preguntando,
besándome las ansias delirantes,
quitándome la ropa y el aliento,
haciendo del gerundio, anatomía.
 
Lo más parecido al amor
que yo he sentido,
es esperar sin poder entender
porqué todo es tan decadente,
porqué nada me enerva
y hay algo que falta,
me busca, me crispa, me ronda
la punta de mis pechos y la calma
que desaparece
cuando llegas
y vuelve a mi cama en silencio
cuando te vas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada