miércoles, 29 de junio de 2016

CUANDO MÁS ME PUEDE

Hay un huésped
enquistado en mi carne,
en las curiosidades de mis sienes,
hay un sudor incipiente
que olvido,
plaga microscópica en mis uñas,
flema que duele, sonroja
y obliga a proseguir.

Turba convertida en panacea,
gel prehistórico
constituido por cientos de gotas,
noches y recuerdos 
de otra vida.
Cándida, lóbrega, ahumada,
devoradora de lápices,
proteína de papeles arrugados,
almohada de versos,
pandemia necesaria,
viruela que escribe
cuando menos puedo
y que yo escribo
cuando más me puede.

1 comentario:

  1. Metáfora para decir un verdadero sentir que todos llevamos dentro.

    Grandioso.

    Mil besitos.

    ResponderEliminar