sábado, 27 de agosto de 2016

LA BARBIE MORA

A mí no me digas morena, a mí
solo me llaman "negra"
los panas, mi hombre y mi madre.
En la escuela me decían Naomi,
en la policía, perra maldita,
y en mi reino de asfalto, preservativos
y heces fecales
me conocen como
"La Barbie mora".

For me, darling,
corren agitados cauces de ríos
de semen en las calles,
en mi honor son los dientes tatuados
en los testículos de mis amores,
desde y hasta mis besos,
encuentra su destino la cordura,
la fidelidad y los sobres de pago
de los habitantes, dueños
y arrendatarios de mi vagina.

Vente, dale papito,
recorre el tobogán de mi cintura,
libera ese animal que te atormenta
y aloja tu escroto entre mis pechos
para morirte de sexo y morbo
en mi vientre de almíbar.

A mí solo me buscan después de las diez,
a mí solo me dicen "negra"
los que me viven,
a mí me huyen las mujeres y el día,
en la noche soy
un sueño que se trepa en las entrañas,
un cardo que se clava en las carteras,
un limbo que se escribe en las paredes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario