jueves, 4 de agosto de 2016

SIN HOMBRES

No se dilata más la espera,
se nos viene el closet

en la piel que llevamos.

No nos bastará vernos
con solo mirarnos,
ni volverás a decir
que nos volvimos locas.

No haremos nada
que ya no hayamos dicho,
no redactaremos ningún manifiesto
para arrancarnos la ansiedad
a mordidas.


 Nos apiadaremos del mundo infame,
de nuestros fluidos incontinentes,
de nuestros pezones erizados,
de nuestra soledad

sin pudor,
sin ropa,
sin hombres.

No hay nada entre nosotras
que no sea
la limosna que dejamos
a los pies de una cama,
después que todo culmina
y el día comienza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario