martes, 25 de octubre de 2016

LA LÍNEA

La mañana es un papel
en blanco, una línea
que aparece al lado de mi cama.

Línea delgada, oblonga,
flexible y menguante,
traza de pintura sin marco
ni puesta de sol,
paisaje y horizonte.

Casi al extremo
de las flores que no me conmueven,
de los sueños que no recuerdo
al despertar,
está ella,
está; aunque solo sea
una dirección indefinida,
un punto en el espacio,
una senda constante.

Siempre creí
que era un recuerdo,
una figura, una línea
proyectada siempre hacia adelante,
siempre,
aunque yo no quiera.

viernes, 14 de octubre de 2016

LAS VOCES DE LA SARNA

Tú no quieres amor,
tú no buscas un reposo
a la desesperada costumbre
de elegir
a la mujer equivocada.
 
Tú te acabas y te pierdes
en el caos de sensaciones
tan mórbidas e intensas,
que solo duran una pipa,
una cabalgadita
o una mamada.
 
Tú no sientes, tú
no piensas con cordura,
tú no crees
-muy en el fondo
de todas tus vertientes seminales-
que yo soy
la almohada antialérgica
de tus noches,
el programa de tv de los domingos,
la cuidadora de tu madre,
la comida caliente
de tus días.
 
Tú me sueñas, yo te dejo,
yo soy el origen de las voces
de la sarna,
la carne venérea;
de mí fluye el placer
sin descanso
de los penes obsesos
por redimir
a una bestia que no acaricia para amar,
sino para que nunca
la olviden.


sábado, 1 de octubre de 2016

PIRÓMANA

Todos deberíamos arder
como verdaderos cristianos
aquí en la tierra y no
en el infierno.

Es una injusticia
no ser material inflamable
solo porque nos duele, 
es un desconsuelo
no ser Juanas, no ser santas,
no ser leña.

Tendríamos,
-es justo que así sea-,
la posibilidad de mutar,
crujir y oscurecer. Tendríamos
la oportunidad de ser
soplos de luz,
intensos y breves.

Deberíamos estallar
en un descomunal proceso
de combustión masiva,
convertirnos
en teas ambulantes,
energía útil, prisma, luz
y fuente de calor,
vidas 
con propósito y objeto.