martes, 25 de octubre de 2016

LA LÍNEA

La mañana es un papel
en blanco, una línea
que aparece al lado de mi cama.

Línea delgada, oblonga,
flexible y menguante,
traza de pintura sin marco
ni puesta de sol,
paisaje y horizonte.

Casi al extremo
de las flores que no me conmueven,
de los sueños que no recuerdo
al despertar,
está ella,
está; aunque solo sea
una dirección indefinida,
un punto en el espacio,
una senda constante.

Siempre creí
que era un recuerdo,
una figura, una línea
proyectada siempre hacia adelante,
siempre,
aunque yo no quiera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario