viernes, 14 de abril de 2017

ESTUDIO POÉTICO DE UNA MUJER SOLA

La gula y la pandemia que desola
los pueblos y ciudades sin estrellas,
cruje de espanto,
baja al escroto,
suda y erecta.

La peste que por aquí pasó
se llevó a toda la cristiandad,
solo quedaron las cangrejeras,
las hordas de pupilas dilatadas
y la risa de algunos dientes.

El cielo que alguna vez vivió
en mis párpados, cejas y pestañas,
no presintió el peligro de perder
lo que más se quiere
para empezar a añorar
lo que más nos odia.

Los hombres que sobre mí pasaron
arremetieron sin piedad 
contra mis sueños;
cardos de papel, lirios de alfileres
pegados en las curvas y las líneas
que van hasta el abismo de la sangre.

La gente que por aquí pasó
se echó a dormir
y se fueron en silencio
por no amarme.

lunes, 27 de marzo de 2017

MI RESPIRACIÓN

Oxígeno, depósito de susurros,
estado permanente de calma
que no solicitó permiso
para manifestar
su diferencia con nuestro padecer.

Deciden otros en nuestro nombre,
aspiran construir cadenas
de diástoles
clamando a grito de victoria
su desapego por el aire,
su brisa de sal marina
por las noches.

Mi respiración
es un mazo de naipes,
tres de bastos, fila de espadas
que flamea a campo traviesa
y rechina los dientes.

Mi respiración se enumera
en líneas curvas,
triángulos parlantes,
sol que me mira,
movimiento compulsivo de mi pecho
que solo pide escribir.

domingo, 19 de marzo de 2017

ESTUDIO POÉTICO DE LA CÓPULA HETEROSEXUAL

Amor, tan sola estuve
y entre líneas
estás ante el santuario de mi cuerpo
que se abre como flor en el solsticio
caliente, que no admite más espera.

Cuán bella es la pintura sonrosada
que surge de tu glande,
me estremecen
las venas de tu miembro que se arropa,
erecto y orgulloso entre mis pechos.

No estoy dormida,
cierro mis ojos
para sentirte.

Penétrame despacio, con el rostro
cuajado de sufrir por la lujuria.
Desviste sin pudor al ser cautivo
que se desata
en la corriente
de mi silencio.

Me mata ese vaivén que nunca cesa.
Así, dámelo todo, ya me vengo;
¡no pares!, no vaciles, las paredes
ahogadas de mi sexo por tu roce
se crispan en el mar de mis gemidos.

Siento tu semen
que vibra y corre
sobre mi vientre.

Y todo se derrumba en un abrazo,
culmina la pasión de un solo golpe
al extinguirse
el dulce fuego
de tu marea.

sábado, 11 de marzo de 2017

LA PAPISA

Mi derecho,
al igual que mis decisiones tardías
han sido desde siempre
la última prioridad de mi historia.
Por esta circunstancia doy un paso,
un minuto de silencio
y una cómoda silla para escribir.

He decidido proclamarme
accionista mayoritaria de mis pensamientos,
me elijo a mí misma
cómo papisa transgresora de mis días
de peste y piedra,
he ordenado a todos mis espejos
que dejen de mentirme por educación
y comiencen a decirme la verdad
con poesía,
he decidido estar en permanente rebeldía
con la formalidad,
con el qué dirán,
con el descarado pacto del tiempo
y las agujas de algunos relojes
que siempre van a la derecha;
Me declaro
en contra de las líneas paralelas
que nunca se tocan,
de todo lo despótico y ruin,
de todo lo que por desconocido
se menosprecia.

Así pues, yo,
único alimento de mis huesos,
testa coronada que se jubiló para siempre
de las calles
me he reconciliado con mis tristezas,
he dejado atrás el sexo oral,
los rostros sin nombre,
los amuletos, las botellas,
el cemento despiadado
en mis rodillas.

Ah, momento grato y especial,
he abrazado de nuevo a la mujer que una vez fuera,
he perdonado su tímido reflejo,
su mirada esquiva,
para terminar las dos, café en mano,
comiéndonos el deseo de vivir
que nos espera.


lunes, 6 de marzo de 2017

MUERTE ANUNCIADA

Todos se lo advertimos
y más de una vez le avisamos
que no robara dos veces
al mismo turco.
¿Qué era, judío o libanés?
Para mí son iguales,
para él
también era lo mismo.

Todos tenían sus negocios
llenos de lavadoras, equipos de sonido
y puertas cerradas,
a todos
les quitaba lo mismo.
En un mes
vació el almacén del sultán
del san, luego
los anaqueles del mahdi del crédito,
la casa del príncipe
de las ofertas,
y la oficina principal
de la odalisca electrónica.

Corría por la medianoche,
vendía una plancha por una miseria,
un negocio completo
por nada,
y volvía por más.
Ayer lo enterró la madre,
bailando un San Benito;
lo encontraron en el parque,
con la cabeza
a tres metros de todo lo demás.

domingo, 5 de febrero de 2017

ESTUDIO POÉTICO DEL AMOR INASIBLE

Se visten de silencio
mis paredes,
se marcan en un libro
sus páginas en blanco interminable.

No más, no quiero más,
sentir lo que no vale ser sentido,
pensar lo que no quiero preguntarle:
¿En donde puedo hallar
lo que he buscado,
si ni siquiera existe lo que busco?.
¿Qué cruel sentido tiene
que yo tenga
aquello que jamás querrá tenerme?.

El sol imaginario,
que yace y precipita en un poema,
no significa nada,
no ruge de amarillo al escribirme,
no extraña, no me añora, no me quiere.

Los pliegues y declives de mi risa
sobrevivieron al olvido,
los años que me di como regalo,
la música
dulce, magna, prepotente,
que brilla en esos ojos y esa boca
que solamente besa en mis poemas.

Tan lejos, tan aparte, demasiado;
tan finamente unida a mis pesares,
tan bruma melodiosa entre mis versos,
tan inasible
como el viento que pasa y se va,
el hogar que perdí,
y el amor
que nunca fue bastante.

jueves, 26 de enero de 2017

LA HOGAZA DE PAN

Ha transcurrido con éxito
el periodo glaciar, ola de frío
que paraliza mis órganos vitales.

Mis extremidades,
antiguamente ágiles e inquietas
revelan síntomas de ancianidad,
revelan un límite,
exceso que no debe repetirse
y una hogaza de pan que me contempla.

Imposible correr,
imposible retornar al limbo,
imposible no sonreír
ante una edad tan esperada.

Viene, saluda
en veloz arremetida,
está en el umbral de mis sienes,
decide espolearme,
decide quedarse a mi lado
y amarme tal como soy,
en el  proceso de selección natural
de mis canas tan queridas.

viernes, 6 de enero de 2017

ESTUDIO POÉTICO DE LA CÓPULA PRO.

Bienvenido al antro
de las vírgenes vestales
de Samarcanda,
si no traes real,
devuélvete por donde viniste.

Acomódate, mi vida,
bienvenido al orgasmo made incuria,
pon la plata sobre la mesa,
o mejor sobre mi vagina,
no te apures en abrirte el pantalón,
porque aquí las braguetas
se caen solas, el pene
es parte del friso del techo
y el ron es la razón de ser
de nuestras vidas.

No temas,
nadie te va a robar,
ni a cortar,
ni a parir los pies en nubes de helio
cuando la droga comience
a recorrer tu torrente sanguíneo
y la desesperación por eyacular
desaparezca.

Vete, no te ha gustado el servicio
y quieres tu dinero de vuelta,
pero no es así como florecen
las ramblas seminales en mis manos;
Tú volverás,
como vuelven todos
los que prueban el morbo de la calle.

domingo, 1 de enero de 2017

LA REDADA DE ESTE AÑO

La redada de este año
fue la más dura de todas;
nos azotaron con unos cables
gruesos, teñidos de sangre
y trozos de piel desprendida
por causa del humo, la hiel y la miseria.

La policía llegó
como llegan los ladrones al control;
callados, con los dientes listos
a devorarlo todo,
con los traseros dormidos y las botas pulidas,
con la sonrisa perversa del que goza
cuando mata.

La redada es un cuarto
tan oscuro como las cuevas prehistóricas;
allí te arrojan para que mueras de frío
y pandemia, para que mires
el cieno indescriptible de tus uñas
comidas de miedo,
arrebatadas de soledad.

Ya se fueron;
me dejaron dos marcas oscuras
en las piernas,
me tatuaron la vida de añil en las cordales,
me soñaron las hordas tan crueles, tan difusas,
como la madrugada que todo se lo lleva,
y el lejano recuerdo
que aún vaga por la noche.