domingo, 5 de febrero de 2017

ESTUDIO POÉTICO DEL AMOR INASIBLE

Se visten de silencio
mis paredes,
se marcan en un libro
sus páginas en blanco interminable.

No más, no quiero más,
sentir lo que no vale ser sentido,
pensar lo que no quiero preguntarle:
¿En donde puedo hallar
lo que he buscado,
si ni siquiera existe lo que busco?.
¿Qué cruel sentido tiene
que yo tenga
aquello que jamás querrá tenerme?.

El sol imaginario,
que yace y precipita en un poema,
no significa nada,
no ruge de amarillo al escribirme,
no extraña, no me añora, no me quiere.

Los pliegues y declives de mi risa
sobrevivieron al olvido,
los años que me di como regalo,
la música
dulce, magna, prepotente,
que brilla en esos ojos y esa boca
que solamente besa en mis poemas.

Tan lejos, tan aparte, demasiado;
tan finamente unida a mis pesares,
tan bruma melodiosa entre mis versos,
tan inasible
como el viento que pasa y se va,
el hogar que perdí,
y el amor
que nunca fue bastante.

2 comentarios:

  1. Tus latidos de reflexión... Contra los latidos de la añoranza. Y el resultado es un poema tan visceral como Bello.

    Mil besitos, Emilia.

    ResponderEliminar