domingo, 19 de marzo de 2017

ESTUDIO POÉTICO DE LA CÓPULA HETEROSEXUAL

Amor, tan sola estuve
y entre líneas
estás ante el santuario de mi cuerpo
que se abre como flor en el solsticio
caliente, que no admite más espera.

Cuán bella es la pintura sonrosada
que surge de tu glande,
me estremecen
las venas de tu miembro que se arropa,
erecto y orgulloso entre mis pechos.

No estoy dormida,
cierro mis ojos
para sentirte.

Penétrame despacio, con el rostro
cuajado de sufrir por la lujuria.
Desviste sin pudor al ser cautivo
que se desata
en la corriente
de mi silencio.

Me mata ese vaivén que nunca cesa.
Así, dámelo todo, ya me vengo;
¡no pares!, no vaciles, las paredes
ahogadas de mi sexo por tu roce
se crispan en el mar de mis gemidos.

Siento tu semen
que vibra y corre
sobre mi vientre.

Y todo se derrumba en un abrazo,
culmina la pasión de un solo golpe
al extinguirse
el dulce fuego
de tu marea.

3 comentarios: