miércoles, 14 de junio de 2017

CENTENARES DE LETRAS

No estoy,
no estás apaciguando este espacio
insostenible por momentos,
impenetrable por centurias.

Lo he concebido
como un estado de ánimo,
un delirio ocasional,
una constante que muta
en centenares de letras.

No estoy, pero
en la ausencia sin razón,
de mi carne surge un átomo, 
un mundo breve,
un cauce de susurros amables,
una nota musical que canta
todo lo que he abandonado.

Prefiero estar sola, estar para ellas,
estar para nadie.

2 comentarios:

  1. Nuestro mundo... Su mundo... Las letras nos abrazan tarde o temprano y en ellas encontramos nuestro refugio.

    Mil besitos preciosa

    ResponderEliminar