lunes, 26 de septiembre de 2016

AY DE NOSOSTROS

Ay de todos nosotros, 
fardos que se arrojan
a una fosa,
 hijos de la peste y el incesto

 entre la sumisión 

y la eutanasia.
 
Ay de todos nosotros,
muertos sin dolientes, 
 hambre limosnera,
 tierra desolada,
circo de hienas sodomitas
que devoran
las carnes y el orgullo
de mi pueblo.
 
Ay de todos nosotros,
ayer fuimos
el reluciente espejo de la democracia
y hoy somos
una sombra llena de dolores,
una bota militar
en nuestras caras,
una revolución de mierda
en nuestras vidas.

viernes, 23 de septiembre de 2016

TARDE

No se acaba la historia
de la sorna guerrera que ganó
mil batallas
y la más decisiva,
y la más merecida,
la que daba la gloria del amor
y los besos,
la perdió hasta la sangre
en un surco de clavos
que sembraron su espera.
 
Y al término de todos mis caminos,
solo ha quedado
un ser difuso
a la deriva.
 
No se fueron las horas,
pues la noche me arrastra
con las luces
del día
y mi llanto se impregna 

de un silencio que hiere,
de un amor que me toca
una música triste.
 
Mientras llueven mis versos,
he llegado hasta el fondo
de una fuente sin agua,
donde nada mi vida por pedir

demasiado,
por tus ojos tan fríos,
por sentirte tan lejos,
por quererte tan tarde.

martes, 13 de septiembre de 2016

LA ÚLTIMA OBSCENIDAD

No se ha perdido de nada
el que nada ha buscado,
ni se disuelve la lucha
para quien pelea.
Y tú,
corona de pájaros,
no has reconocido
la cruel limitación
que significa ser mujer
en un mundo fálico
y eréctil.
 
La última obscenidad
es tener una vagina selectiva
y proclamarlo,
darle fuerza a la palabra,
agarrarnos los pechos,
fundar un sindicato de ninfas,
declarar a los gobernantes
que no estamos supeditadas
a un pene,
que los manteles punto cruz,
la comida caliente,
la cama caliente,
el orgasmo caliente,
lo hemos reconfigurado
para felicidad de nosotras.
 
La última obscenidad
que se le puede ocurrir
a una mujer poeta
de verbo callejero
y soez, es asegurar
a los glandes de utilería
y a los íconos de cobre,
que somos tan inmorales
como esas rémoras del renacimiento,
que pasan toda la vida,
serviles y necias,
esperando una erección
que las sostenga.

lunes, 5 de septiembre de 2016

LA ESTATUA

Confinada en su propio vacío,
la estatua,
cerca de roca y hierro, figura armada
de cabillas y aire,
es un desafío a la cotidianidad.

Verbo hasta ahora desconocido,
deseo de hablar hasta ayer ignorado,
socava sus bases,
agrieta su mármol,
piernas y pezones.

Electra se aburre
de estar quieta,
la roca se cansa
de ser mugre.

La estatua,
figura hecha para ser contemplada,
subastada y protegida,
ya no quiere que la vean,
no soporta que los niños la acosen
y peguen chicles
debajo de sus sinuosidades.

El arte nos clavó una estaca.
La estatua se levanta, ruge,
piensa, habla sin temor
sobre su vagina,
sus sueños y realidades;
escoge ser carne,
escoge ser lluvia,
escoge ser tierra, 
escoge ser mujer.

sábado, 27 de agosto de 2016

LA BARBIE MORA

A mí no me digas morena, a mí
solo me llaman "negra"
los panas, mi hombre y mi madre.
En la escuela me decían Naomi,
en la policía, perra maldita,
y en mi reino de asfalto, preservativos
y heces fecales
me conocen como
"La Barbie mora".

For me, darling,
corren agitados cauces de ríos
de semen en las calles,
en mi honor son los dientes tatuados
en los testículos de mis amores,
desde y hasta mis besos,
encuentra su destino la cordura,
la fidelidad y los sobres de pago
de los habitantes, dueños
y arrendatarios de mi vagina.

Vente, dale papito,
recorre el tobogán de mi cintura,
libera ese animal que te atormenta
y aloja tu escroto entre mis pechos
para morirte de sexo y morbo
en mi vientre de almíbar.

A mí solo me buscan después de las diez,
a mí solo me dicen "negra"
los que me viven,
a mí me huyen las mujeres y el día,
en la noche soy
un sueño que se trepa en las entrañas,
un cardo que se clava en las carteras,
un limbo que se escribe en las paredes.

viernes, 26 de agosto de 2016

ESTUDIO POÉTICO DEL FIN DEL AMOR

Terminó la vaguada,
ya no se oye un murmullo, ni el ladrido
de un perro
retozando en el monte,
ya se fueron los gritos y las voces
de lluvia
que añoraban tu boca,
y se han ido de viaje
con destino a otro tiempo
donde nunca en la vida vivirán
mis poemas.
 
La pasión que perdura
en lagos y colinas muy distantes
no logró conmoverte,
no pude abrir los surcos ni la risa
que brota

del punto cardinal de tus abrazos
y no te hice quererme
porque nunca escuchaste
lo que mi soledad quería decirte;
que de amor nunca he muerto,
porque así estaba escrito,
porque aquí sigo viva.
 
No sientas compasión, no me conoces.
Todo me inspira,
todo ha pasado,
todo fue nada.
 
Se termina la veda,
nadie quiso mi carne, mis ojos,
mis versos. Nadie quiso
matarme;
este fue mi último poema de amor.

jueves, 25 de agosto de 2016

YO NO SÉ NADA

No seas sapo,
no me llames por mi nombre,
no me toques la puerta
mientras duermo. 
¿Hubo operativo anoche?
No sé.
Yo no sé nada de eso.
Yo no estoy pendiente de esas vainas.

Yo no sé nada, yo estuve
 en la frutería
haciéndole servicio a dos clientes,
yo no fui la que cantó
la zona
de cuándo y dónde
era la rumba.
 
Hay 7 tipos fumando,
cuatro putas trabajando
y un jibaro vendiendo.
Hay real,
relojes caros, un par
de zapatos de marca
y dos guayas dieciocho.
Apaguen las luces de las patrullas
y lleguen sin hacer ruido.
 
Yo pinto las uñas de tarde,
yo monto y cabalgo
en las noches,
yo chupo y succiono divino,
yo tengo vagina de piedra,
yo hice mi parte,
y pilas,
la plata es de ustedes,
pero la droga
es mía.

sábado, 20 de agosto de 2016

SE SUBASTA VENEZUELA

La barba mochilera
grita a todo pulmón en la tribuna:
 
¿Quién da más?
¿A ver señores, quién da más?
Se escuchan ofertas,
se escuchan burbujas de champan,
se escuchan
muchas historias en la calle.
 
Han secuestrado a Venezuela,
la han despojado de sus instituciones,
le han suprimido sus huellas digitales,
le escupieron la cara,
llamándola fascista,
llamándola cobarde
y la arrastran de los cabellos,
desnuda, sodomizada,
para exhibirla en el mercado de esclavos
lleno de mercenarios, traficantes,
generales y caníbales
con pasaporte diplomático
y lunares en la próstata.
 
La barba ruge y ruge: 
Venezuela está en subasta, 
Venezuela es tierra de nadie.  
¿Quién da más?
¿A ver señores,
quién da más por esta nena?
 
¿Quién quiere ser rico para toda la vida?
¿Quién quiere ganar elecciones por siempre?
¿Quién quiere amantes por encargo?
¿Quién quiere conocer a Madonna?
¿Quién grita: Patria o muerte?
¿Qué importa si te revocan la visa?
¿Quién da más
por este país sin suerte?

lunes, 8 de agosto de 2016

AFICIONADA A TUS MAZMORRAS

Yo soy aficionada a tus mazmorras.
Por ti haría de un encuentro
un día de fiesta,
por ti dejaría de ser un punto indeciso,
 desolado,
por ti volvería al mundo, 
a la universidad, a viejos tiempos,
a la cotidianidad del día,
a la casa sola,
a la piel gastada por los codos,
los vidrios y la espera.
 
Yo soy el remanente de otras muchas,
que solo viven
lo que sentencian
quienes nos matan.
Con gusto me partiría en dos, tres
y más porciones del pastel que conmemora
las arcas de la alianza y el romance
que siempre me hizo suspirar
viendo la televisión, el horario estelar,
el falo de todas las mujeres solas.
 
Por un segundo de dicha a tu lado
cerraría los ojos, los libros,
las puertas de todas las llaves,
las melodías que bailan
las hordas de invidentes
y las musas que gimen
y que lloran por costumbre.

En tu honor pintaría de blanco
las paredes y los techos
de todas las entrañas que conozco,
de todas las sonrisas taciturnas,
de todos los ovarios que me duelen,
de todas las verdades que se han muerto.
Yo vivo en el rincón de una memoria,
donde la calma
es un minuto extraño que no llega.

jueves, 4 de agosto de 2016

SIN HOMBRES

No se dilata más la espera,
se nos viene el closet

en la piel que llevamos.

No nos bastará vernos
con solo mirarnos,
ni volverás a decir
que nos volvimos locas.

No haremos nada
que ya no hayamos dicho,
no redactaremos ningún manifiesto
para arrancarnos la ansiedad
a mordidas.


 Nos apiadaremos del mundo infame,
de nuestros fluidos incontinentes,
de nuestros pezones erizados,
de nuestra soledad

sin pudor,
sin ropa,
sin hombres.

No hay nada entre nosotras
que no sea
la limosna que dejamos
a los pies de una cama,
después que todo culmina
y el día comienza.

miércoles, 3 de agosto de 2016

EL CATIRE

Pocas veces un ladrón podía despertar tanto miedo
en la negra golondrina de la calle.
Nadie sabía su verdadero nombre;
su uniforme azul oscuro, ceñido, amenazante,
acechaba las esquinas de los barrios pobres,
el pánico se desataba al divisar a lo lejos
el brillo reluciente de su chapa
y los negros botines, 
una mala imitación de perro nazi.
 
Allá viene el catire”, susurraban las putas,
salían en carrera los indigentes
temblando ante sus bofetadas.
La patrulla recorría cada calle bajando ventanillas,
bajando las luces de la perrera,
bajando bolsillos, penes y pantaletas,
pues todo el que quiere reinar en las aceras
debe pagar impuestos a la corona.
 
Las moras vulvas,
si quieren base deben dar un porcentaje
al buen catire
que las protege de todo mal,
los jíbaros cancelan el tributo
cada viernes a la hora convenida;
si no hay dinero
se precipitará la redada con furia depredadora.
Llegarán los protectores de personas y bienes,
sus lenguas escupiendo semen y obscenidades,
peste de Jericó que sonríe
mientras arranca dientes
de todas las bocas abiertas.
 
No pude vislumbrar el fin de ese Lucifer
de alcantarilla,
solo di la espalda, me alejé para salvarme
y no verle nunca más,
pero lo recuerdo en esas ocasiones extrañas
en que no escribo
y me siento a ver
aburridas películas de terror.

miércoles, 27 de julio de 2016

ESTUDIO POÉTICO DE LA NOCHE LEVE

El viento no llega, el calor
recrudece,
el ladrido de un perro se asomó
en la distancia
mientras cuento las horas,
mientras tú estás distante,
y no tengo en mis versos
ni una triste esperanza.

No hay suave tornasol que no te evoque,
y no te he visto,
y no me buscas,
y te amo tanto.

La noche comienza recién,
el pronóstico del tiempo anuncia
mi deceso
por causa de la indiferencia
que fluye de los poros del verano
e inunda de sudor la madrugada.

Calor, más calor,
más ausencia de brisa,
más ganas de besarte, de dormirme,
más penas por querer
sin que me quieran,
más dádivas de amor que están clavadas
al fondo de los nimbos y las nubes.

Se ha callado el silencio,
es igual al de ella;
el calor se desata por colinas y valles
y me dice "no sigas",
y no puedo, no puedo,
no consigo que ceda la impiedad 
de la noche;
y de pronto ha llegado un susurro
apacible,
una nota asonante que me nubla
la espera,
que me arrulla despacio,
que me salva del tedio
y me deja dormida
al compás de una viola.

martes, 26 de julio de 2016

LO MÁS VERDE

Cara es la lealtad,
caro el abono que espera
a la rama desprendida
alimentando con ella el amor propio,
rechazando sórdidas excusas 
sobre la muerte
de nuestra indiferencia.
 
Se ha encontrado lo más verde,
árbol nacido
en ese espacio tan pequeño
ocupado por la lectura
de un buen libro,
la soledad anhelada,
o el grato silencio que brinda
el perro amante
echado a nuestros pies,
salvándonos de la frialdad.
 
No ordeno los papeles deformes,
no archivo mis espacios en blanco;
allí están clasificadas, en orden
decreciente, 
todas las notas escritas,
y no encuentro ocasión
para limpiarlas,
tiempo para verlas,
ni momento de perdón
    para olvidarlas.    

lunes, 18 de julio de 2016

LA PUERTA


Recibí desde el origen de los tiempos
la misión de ser umbral, paso, vertiente,
cruce de caminos, drama o comedia original 
de documentales y películas,
principio y fin de una jornada.
 
Me dijeron que debía ser madera, roble,
estuco, piel, carne de mi carne,
huesos de antiguos cementerios
penetrando las entrañas de la tierra
en busca de dolientes,
gemidos y lamentos.
 
Fui aniquilada por la peste,
en mi rostro están grabados
centenares de miles de jadeos,
eyaculaciones y penes deformes,
recuerdo de los imberbes.
 
Por amar el estudio,
por emprender mi camino, por vestir
y desvestirme a mi modo,
por leer cuanto libro bueno existe,
por elegir con quién fornicar y a quién querer
fui cerrada por inventario ;
pero por esas cosas de la vida,
abierta estoy.
 De ser puerta quise ser algo más:
decidí ser ventana, decidí ser viento,
dunas y mareas.
 
Me ordenaron ser ciega,
sorda, muda, invisible;  
me ordenaron ser la última 
de la fila de sumisos y conformes 
que van de pueblo en pueblo pidiendo 
derecho de admisión.
Me recomendaron colaborar,
me dijeron que para sobrevivir
debía decir que sí a todo,
y yo dije que no,
porque soy libre.  
 

martes, 12 de julio de 2016

ESTUDIO POÉTICO DE LA VIOLA

El silencio dentro del estuche
llega a su fin;
salimos afuera, al escenario,
al sismo claroscuro de tu vientre,
al ruido, a la cópula intensa,
al pubis sonrojado de codicia.

Un atril nos mira, andante,
sexo sostenido,
pezones erectos,
allegro azucarado que estremece 
el diapasón profundo de mi boca.

La superficie brillante
roza un acorde,
los bordes tallados
de besos y ansias
se acoplan, se agrupan,
se afinan, se rinden
al dejo ma non troppo de tu abrazo.

Sí, eso soy yo,
un despojo de suspiros
en las cuerdas
tensadas por el morbo,
por el aire
que vibra por las ganas de tenerte.
 
Sí, eso eres tú,
un loco frenesí de bemoles;
roma, curva creciente,
traste conmovido
por las yemas de tus dedos
y el incesante jadeo, hecho canción,
cuando me tocas.