domingo, 25 de diciembre de 2011

ADIÓS

Adiós por siempre a la niña solitaria
que ayer se vestía de ceniza, 
aferrada al miedo, a la vestimenta
de una madre ausente y una casa en ruinas.

Calle de gasoil, viejos aparadores, 
viajeros bogando en vendavales, letreros
luciérnagas de neón, motores encendidos.

Allí esta parado mi autobús,
listo a enrumbarse a mi nuevo destino,
la gente va y viene en el oleaje,
yo, que tanto temblaba, sonrío.

Comienzo a caminar, respiro profundo,
muy pronto la orilla del mar  
recitará conmigo mis poemas.

Todo es tan nuevo, tan inesperado,
¡tan grande!
en el asfalto dejé mis cadenas,
y la esclava comienza a ser libre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario