jueves, 21 de marzo de 2013

NUDO INVISIBLE

Cuando le dije adiós al muladar 
de las calles 
y me senté a escribir, 
dejé de lado 
dudas y temores, 
fui honesta 
al decidir hacer lo que 
más amo, 
fui confianza, fui roca ciega 
a las muecas socarronas 
de la gente. 
 
Escribo
porque las letras entienden 
lo que pienso, 
porque las letras hablan 
mientras yo callo 
y sonrío, 
y no miro la hora, 
y no enciendo la tele
y tomo café.
 
Hay un nudo invisible 
entre la letra y mi mano 
que ya no empuña cuchillos 
ni pipas, 
que ya no se adorna de callos 
y cicatrices, 
ni se pega a las paredes, 
al cemento de la noche, 
en busca de mentiras. 
 
Escribo
porque mi mano 
es una puerta que ya no se cierra, 
que ya no vacila,
que ya no es mi mano,
que ya es poesía. 

1 comentario:

  1. Escribir bajo el dictado del corazón... Es abrirse en canal y vaciar las sombras y las luces que nos visten.

    Mil besitos y feliz día

    ResponderEliminar