viernes, 14 de julio de 2017

NATURALEZA ERÓTICA I

Quiero estar en tu vida
como el ser delirante
que ruge dulcemente en su agonía,
que llega hasta tu boca y al besarte,
se alienta y resucita por tus besos.

Quiero asirte a mis ramas
y al entrar en tu cuarto,
mirar el espectáculo de tu alma,
la gloria de tus pechos en mis manos,
el magma de tu piel en mis poemas.

Tú me esperas desnuda
y en las sombras presiento
las líneas que definen tu cintura,
la rosa nacarada de los vientos
llevándose muy lejos mi tristeza.

Escuchar tus gemidos
y el urgente jadeo
del loco corazón que en sus latidos
demanda culminar con el deseo
que moja los abismos de tu vientre.

Y comienzo a lamerte,
y mi lengua te excita,
vibrando en la humedad que se desprende
del sexo sonrosado de codicia
y el rítmico vaivén de tus caderas.

Y te enciendes a gritos,
y susurras que siga,
y llegas al orgasmo enardecido
que yace entre sudores y caricias
rogando que te vuelva a amar de nuevo.

2 comentarios:

  1. El amor bien expresado , de todo aquello que lo hace real...

    saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Son versos Alejandrinos combinados con endecasílabos. Saludos.

      Eliminar